Entrevista con la artista colombiana Mugre Diamante

Mugre Diamante es artista plástica y diseñadora en Bogotá, Colombia. Empezó saliendo a pintar en la calle y haciendo grafiti antes de ingresar en una formación de diseñadora a la Universidad de Caldas de Manizales. Desde allí, ha seguido pintando letras y ha mostrado su capacidad a elaborar murales de gran escala, también hace parte del colectivo diseño gráfico A tres manos en Bogotá.

Mugre ha desarrollado tanto en sus letras qué en sus dibujos, un imaginario y un estilo bien personal lleno de sus experiencias de vida. En sus murales, ella representa un mundo generalmente nocturno con la presencia constante de mujeres y metáforas dependiendo el contexto.

¿Cuál es la historia detrás de tu nombre, Mugre diamante?

Mugre Diamante nació hace 5 años, antes sólo pintaba “Mugre” cuando hacía nada más que letras, tiempo después comencé a experimentar en mi gráfica y fue cuando apareció “Diamante”. Mugre Diamante es una especie de balanza o yin yang, donde dos opuestos convergen en el mismo punto y uno se alimenta del otro. Mis inicios y lo que soy ahora, lo bueno y lo malo, lo lindo y lo feo, las dos caras de la moneda, lo ilegal y lo legal, los triunfos y los fracasos. 

Todxs tenemos nuestros lados Mugre Diamante. 

¿Cómo empezaste a pintar graffiti y a dedicarte al arte?

Al inicio sólo me importaban las letras y hacerlo con aerosol. Conocí el stencil, el cartelismo, pero lo único que me enganchó fueron las letras. Así sigue siendo, las letras son gran parte de mi gráfica y mi influencia. 

Después conocí otras técnicas, otros formatos, compartí con más personas que han aportado a mi crecimiento y mi formación. Volví profesional lo que siempre he hecho por amor y diversión. Eso se fue prestando para hacer muros grandes, participar en festivales y exposiciones y aquí estoy, dedicándome a esto 100%

¿Cuáles son tus inspiraciones?

Mi inspiración varía un montón, pero casi siempre depende de mi estado de ánimo y el contexto en el que esté. Siempre recuerdo de donde vengo, mis recuerdos de crianza, también me dejó llevar mucho por las cosas que me gustan, como la música, la danza y mi hogar. 

¿Cómo decides lo que vas a plasmar en tu obra? La forma, los colores, el lugar, etc. Cuéntanos un poco de tu proceso creativo.

Esto va muy ligado a la anterior pregunta, después de que la inspiración llega, trato de buscar referentes en textos, videos musicales, canciones, portadas de revista, cualquier cosa que aporte al concepto. Luego dibujo, defino algunas formas y súper importante en mi estilo gráfico, definir la gama cromática. No me gusta usar colores porque si. 

¿Puedes contar la historia detrás de tu ultimo mural en Lima ¿

Bueno, este muro es uno de mis favoritos. Uno de los más grandes que realicé con demasiada ilusión. Hace 5 años fue mi primer viaje a Lima y no la pasé muy bien, en ningún sentido. Esta vez entonces, 5 años después fue mi reconciliación y efectivamente lo fue, disfrute mucho y la pase increíble.  A diferencia de Lima en mi país siempre hay lluvias y especialmente de la ciudad de la cual vengo, Manizales. 

“No hay lluvia, pero siempre hay jarrita de chicha morada” hice una metáfora donde relacionó el color con el concepto. La chica con la jarra está en colores fríos, ella es como un oasis en medio del paisaje desértico y gris que va en tonos cálidos. Ella es lo que refresca en medio de la sequía. 

¿Hay siempre mujeres en tus murales, quien son ellas?

Ellas son muchas personas. A veces son versiones de mí, pero generalmente pienso mucho en mi hermana, mis amigxs o colegas (no necesariamente solo mujeres) y capto cosas de ellxs que llevo siempre a mis bocetos, puede ir desde rasgos físicos a comportamientos y pensamientos de cada unx.

¿Cuál es el mensaje que está tratando de transmitir con tu arte?

En este momento me llena mucho saber que inspiro a lxs demás, que lo que hago les motiva o a hacer cosas o a cambiar hábitos y pensamientos que los destruyen. Me gusta que lo que hago haga cambiar rutinas y pensamientos, que lxs que no creían ahora lo hagan. Es brutal poder evidenciar muchas de las cosas que pasan actualmente por medio de formas y colores que no son tan literales. 

¿Qué es ser mujer para ti hoy?

Ser mujer es que a pesar de todo seguimos y no desfallecemos. Es que independiente del género o la identidad somos capaces de creer en nuestros sueños, trabajamos duro y con mucho amor para hacerlos realidad y compartimos nuestros saberes y sentimientos para construir y nunca para destruir a nadie

“Ellas”, un libro sobre las mujeres en el graffiti español

El fotógrafo Jeosm con más de 20 años en la escena del graffiti, regresa con un nuevo libro Ellas, donde las mujeres son las principales protagonistas. Es dentro de una serie de imágenes en blanco y negro qué el autor narra un retrato femenino del graffiti español, cambiando nuestra visión masculina de este movimiento.

“Ellas” son “estas chicas”. Las que son diferentes, independientes y que toman riesgos. Estas chicas que existen en la obscuridad de un movimiento dominado por el género masculino. «Me llamó mucho la atención que la gente se sorprendiera que había mujeres escribiendo graffiti de verdad, no sólo haciendo Street art, sino tags, bombing y acciones peligrosas” dice Jeosm. El título en sí mismo es una referencia a la asociación sistemática de los artistas de graffiti con un género en lugar de sus acciones. Asi, el género persigue a las escritoras subtitulando su nombre y sus acciones, siempre planteando la pregunta; ¿una mujer puede hacer esto?  “Quería enseñar que mucho del graffiti que vemos esta hecho por mujeres y que no son nuevas en esto, ni es una moda para ellas, sino que es una forma de vida, que forman parte del graffiti desde sus inicios y que ellas lo hacen evolucionar”. Algunas escritoras aparecieron en su previa publicación Guerreros urbanos, destacando la importancia de “ellas” en el movimiento cultural del graffiti. Jeosm describe en su nuevo libro, un universo puramente femenino, poco conocido, para mostrar quiénes son estas mujeres anónimas qué siguen pintando desde años, sin deber nada a nadie.

Para el autor, independientemente del género, lo que importa es la acción de pintar, permanecer activo en la escena. En “Ellas”, destaca a las mujeres para integrarlas en la historia de la escena graffitera, y para mostrar que ellas también pueden hacerlo. En 2017, Jeosm publicó el libro “Mujer”, un libro que reúne fotos de 100 mujeres fotografiadas sin artificios. El autor captura retratos sinceros, representado mujeres tal como son, para dar una versión pura de la realidad. «Creo que era necesario mostrar la imagen real de la mujer, que no depende del hombre para nada, al menos en los entornos o el tipo de mujer que yo he retratado. Busco mostrar su coraje, valentía, carácter, fuerza y sobretodo independencia». En “Ellas”, Jeosm guarda la misma visión, pero adaptada al universo del graffiti.

En 1996, el fotógrafo comenzó a practicar el graffiti: «Desde mis inicios ya había mujeres, algunas grandes referentes y desde el año 2002 hay dos mujeres en mi crew. Considero que en el graffiti no hay géneros, hay nombres, tags, piezas, pompas, misiones, me da exactamente igual que lo haya hecho un hombre o una mujer. Sólo me importa el estilo, como lo haces y dónde”. En este nuevo libro “Ellas”, Jeosm crea un homenaje a las mujeres en un entorno que él conoce muy bien y donde varias son también amigas. Los testimonios de algunas de ellas complementan la narrativa fotográfica. Una de ellas, Sarayk comenzó a escribir en 2001 y cuenta en el libro sus inicios, sus buenas y malas experiencias. «No creo que el graffiti sea diferente para hombres y mujeres, si te gusta es para siempre. Aunque nunca un escritor tuvo que cambiarse de tampón en una fábrica abandonada, detrás del muro de una vía o en medio de un descampado”. A través de anécdotas íntimas, textos de historiadores y un corpus de 120 fotografías, este libro nos permite ingresar al cuotidiano poco conocido de estas chicas.

Pueden encontrar el libro «Ellas » en los enlaces siguientes

https://www.grantlibreria.com/libro/ellas-jeosm_11989

https://www.writersmadrid.es/libros/1733-ellas.html

En los sistemas de trenes con MUKI

En Porto, segunda ciudad más importante de Portugal, conocimos a la escritora de Graffiti Muki. Junta a su compañero Runis, pinta como pueda las paredes y los trenes de diferentes ciudades viajando. Queríamos saber un poco más de sus experiencias en los sistemas de trenes y metros. Le hicimos una pequeña entrevista.

¿Es importante viajar para hacer graffiti? ¿Qué te permite hacer diferente qué quedarte pintando en tu ciudad?

Si, porque tienes una experiencia diferente de lo que vives en tu día a día. Cuando estás en tu ciudad ya sabes todo, o casi todo, pintar fuera de tu zona de confort es una experiencia mucho más desafiante. A parte que dejas tu marca en otro sitio del mundo, y tus amigos van ahí y lo van a ver. Pero también tienes mucha ilusión de pintar un tren o un metro especifico de una ciudad. Cada ciudad es una historia. Pero lo mejor de viajar para pintar son los amigos que haces, el graffiti para mi es mucho eso, ¡tener amigos en todo el mundo!

¿Fuiste a Nueva York hace poco? ¿fue la primera vez? ¿Qué tal fue la experiencia?

Si hemos ido a NYC, ha sido un poco como entrar en la película de Style wars. ¡Quiero volver seguro! Tenía mucha ilusión de ir ahí, no solo por el graffiti, pero claro que es una parte muy importante, el metro de Nueva York es un clásico.

¿Ciudad preferida qué visitaste hasta ahora? ¿Por qué?

Para mis todas las ciudades tienen una historia diferente. Pero la que más me toca el corazón es Paris. Porque ahí he pintado mi primero metro fuera de mi país y ha sido un viaje muy romántico, ¿poco original no ? Ahah.

¿Cuándo empezaste a hacer graffiti? ¿Tu visión hacia la ciudad ha cambiado desde qué empezaste? ¿De qué manera?

Era una niña cuando empecé en 2010, no hace tanto tiempo. Pintaba paredes y claro que en 8 años muchas cosas han cambiado. Pero siempre me ha gustado la calle, las vías, al final donde había más adrenalina. Antes Porto tenía más graffiti, estaba más auténtico y ahora aquí ya no están tan bien las cosas para los graffiteros. Es una ciudad muy anti graffiti y hay que trabajar mucho para pintar.

¿Has tenido algunos problemas con la ley ¿

Si, claro. A quien realmente pinta siempre pasa.

 ¿Qué tal pintar con tu compañero de vida?  Qué tal vivir esa experiencia en situación de riesgo ¿

¿Qué tal pintar con mi compañero de vida? Ahah, es lo mejor y lo peor. No es fácil. Es como tener un trabajo, cuando planeas algo, coger colores, organizar planes. Cuando todo va mal es un problemazo, hay discusiones, hay culpas. ¿Cuándo todo va bien? ¡Es una fiesta! Lo mejor es cuando estas pintado un tren o un metro lo que sea, en un momento de miedo y adrenalina y giras la cabeza y está ahí mi compañero. Estamos ahí los dos, coordinados, a pintar y no nos pasa nada más en la cabeza. Son emociones muy fuertes que compartes al final. Para mí es un trabajo de equipo muy gratificante.

¿Sabemos qué no hay tantas chicas qué hacen graffiti en comparación de la escena global? De donde viene esta curiosidad para ti hacer graffiti ¿

Creo que en mi adolescencia en mi ciudad mucha gente hacia graffiti, y no lo miré como la gran parte de las chicas, que les da asco y piensan que somos unos vándalos asquerosos. Me ha creado mucha ilusión, quería hacer lo también. Ha sido una época de descubiertas muy guay. Pero para mí lo mejor sin duda ha sido cuando he empezado a pintar trenes, porque no es solo pintar, hay mucho más.