“matriarcado”: La Nueva colección de annaïss Yucra

En su nueva colección, “Matriarcado”, Annaïss Yucra habla sobre la opresión, el abuso sexual de menores y todas las presiones sociales y físicas que se ejercen sobre las mujeres.

Cultura en casa #2

Desde 6 semanas, hemos sido privados de nuestros lugares culturales favoritos. Nuestra vida diaria se reduce a un territorio mucho más restringido, el de nuestro apartamento o, en el mejor de los casos, nuestra casa.

A pesar de la situación económica actual, el sector cultural ha demostrado que es esencial para la salud mental de las personas confinadas (o quizás en segundo lugar después de las actividades de cocina). Numerosas son las iniciativas completamente gratuitas que han surgido. Los establecimientos mejor equipados ofrecen un recorrido de 360 ° de sus colecciones, para que pueda admirar la Mona Lisa desde su sofá o contemplar a la obra de Frida Kahlo en el baño. La cultura ha dado un giro 100% digital y eso es bueno, al menos en el momento del encierro. Recorrimos la web para encontrar el mejor contenido relacionado con la cultura urbana. El espacio público es temporalmente non accesible, pero tenemos que seguir luchando por nuestra libertad de creación en el futuro.

Si no leeiste cultura en casa #1 te invitamos a ver nuestra selección aquí

skateboard

No es 3D, pero sigue siendo súper genial. El Mucem (Museo de civilización de europea y mediterráneo) en Marsella ha publicado su colección de 837 patinetas en su sitio web. La cultura del skateboard es extensa y no se conforma solamente a los famosos “mini cruiser” de plástico. Nos sorprenden las diferentes formas que este objeto puede tomar, y una pequeña descripción para cada foto nos ayuda a contextualizar. Pueden continuar buscando palabras clave en su web, este museo en el sur de Francia recibe una colección de 250,000 objetos, 350,000 fotografías, 200,000 afiches, impresiones y postales, 150,000 obras de todo tipo, pero enfocadas en temática del mediterráneo.

Es el momento de conocer un poco más sobre nuestros objetos urbanos, pero también de reflexionar sobre nuestra vida cotidiana que llamamos lo “normal”. ¿Qué lugar ocupa el trabajo en nuestras vidas? ¿Dónde estamos realmente en casa? ¿Qué buscamos cuando nos vamos lejos de casa? Ronja von Rönne, actriz alemana, presenta la “street philosophy” (filosofía en la calle), una serie de mini historias que abordan un tema social a la vez.

https://i.ytimg.com/vi/LOBaA7rfKS0/maxresdefault.jpg

Las redes sociales también han tomado un giro educativo con mini conferencias en vivo desde el comienzo de la cuarentena. El aspecto interactivo nos permite acercarnos a los interlocutores para poder pedir consejos a nuestros artistas favoritos o conocer nuevas personas. Nos gustan especialmente las sesiones de artsynonym con Enriquete Arias, quien entrevista a una artista muralista cada semana en su instagram. En un formato de una hora, las dos mujeres discuten sus sentimientos sobre el encierro y la creación artística. En América del Sur, el colectivo feminista Graffiti Todas invita a 4 de sus miembros a presentarse cada sábado en un breve intercambio sobre el graffiti y el arte urbano. Tantas represantadoras del movimiento qué personas emergentes, todas tienen su lugar aca.

En nuestro Instagram también puedes descubrir nuevos artistas cada semana en los en vivos para encontrar juntos alternativas para la creación urbana y repensar el futuro de nuestras ciudades. Este viernes, entrevistaremos a N3t4 (Yannet Vilela) sobre el arte y la technologia.

#culturaencasa N°1

Hemos explorado toda la web para encontrarle 3 cosas súper interesantes para ver y continuar documentándonos sobre los derechos y libertades de las mujeres durante la cuarentena. Y para facilitarles la vida, hemos elegido tres contenidos disponibles en línea. ¡Presión cero!

Learning to skateboard in a warzone (if you’re a girl)

Este cortometraje sigue el camino de una clase de niñas en Skatistan, una ONG que ha estado enseñando skateboard a niñas de vecindarios desfavorecidos desde 2007. La organización ha crecido y ahora ofrece una educación completa para su reintegración en el entorno escolar. En Afganistán, las niñas no tienen acceso a los deportes por varias razones, incluida la religión.

Puedes descubrir “learning to skateboard in a warzone” en este enlace.
Y si desea saber más sobre la organización Skatistan o donarlos, puede visitar su sitio web

Period: the end of a sentence

Las reglas son un tabú en todo el mundo. Intentamos vivir estos días que son parte de nuestra vida diaria de la manera más silenciosa posible. En algunos países como India, este tabú conduce a problemas de higiene o incluso de desescolarización porque la falta de acceso a toallas sanitarias.
Rayka Zehtabchi, una iraní-estadounidense de 26 años, muestra a través de estas imágenes la pequeña revolución que inició una pequeña comunidad de mujeres cerca de Delhi para hacer toallas.

¡Este cortometraje premiado en muchas ocasiones está disponible en varios idiomas en Netflix!

Eme « Yo nací en un cuerpo equivocado »

Nacemos en un mundo que se niega a entender que los seres humanos son una pluralidad, y nos impone un systema de categoria binaria. Esta categorización de género causa injusticias sociales ya que algunas personas no sienten que pertenecen al grupo al que se les asignó. Eme, cantante y activista trans no binaria, elige hablar en esta charla de Tedx; de la existancia de las personas trans a lo largo de la historia de la humanidad y nos cuenta ejemplos concretos. Escuchan el poderoso mensaje de Eme dura 20 min y nos quedo corto.

Portafolio de una artista: Charlotte Béja

Los extranjeros suelen llegar a Lima con una visión común de lo que es el Perú: imágenes coloridas, Machu Picchu, y llamas. Es en este imaginario que Charlotte Béja, fotógrafa francesa, llegó a Lima, la capital del país. Pero durante los cinco años de su residencia en Perú, es otra realidad de la metrópoli que va a inspirar sus proyectos fotográficos.

“Me subo a una combi y me dejo llevar en el tráfico agobiante, a través de las venas de la ciudad. Salen unos rayos de sol, pero estos momentos de luz y calor siempre son fugases en invierno. Son chispas de energía solar que permiten sobrevivir unos días más en la neblina aplastante. A mi costado pasean las sombras de las personas, y observando un poco más empiezo a distinguir la silueta de sus rostros. Pero apenas empezaba a sentir alguna emoción nueva que la brecha en el cielo volvió a cerrarse para regresarme a una realidad abrumante.” Charlotte Béja

Sin titulo, Lima, 2018
Sin titulo, Lima, 2018

Su última serie Eclipse (2020) crea un puente con su exploración de la ciudad de Lima. «Cuando regresé a Francia hace unos meses, pasé mucho tiempo en la ciudad de Paris, observando y fotografiando como lo hacía en Lima, analizando si mis sensaciones seguían iguales. Otra vez, me sentí vulnerable.”

Eclipse, Europa, 2020

“El grano de la película, las pelusas y las rayas ya no son percibidas como interferencias en la imagen sino como elementos expresivos de ella. Las zonas negras sin detalle ya no son pérdida de información, nos sumergimos en ellas como nos sumergiríamos en nuestro inconsciente, un lugar tan oscuro que cualquier luz nos deslumbra.” Charlotte Béja

Más de su trabajo en sus redes: @charlotte.béja

Entrevista con la artista colombiana Mugre Diamante

Mugre Diamante es artista plástica y diseñadora en Bogotá, Colombia. Empezó saliendo a pintar en la calle y haciendo grafiti antes de ingresar en una formación de diseñadora a la Universidad de Caldas de Manizales. Desde allí, ha seguido pintando letras y ha mostrado su capacidad a elaborar murales de gran escala, también hace parte del colectivo diseño gráfico A tres manos en Bogotá.

Mugre ha desarrollado tanto en sus letras qué en sus dibujos, un imaginario y un estilo bien personal lleno de sus experiencias de vida. En sus murales, ella representa un mundo generalmente nocturno con la presencia constante de mujeres y metáforas dependiendo el contexto.

¿Cuál es la historia detrás de tu nombre, Mugre diamante?

Mugre Diamante nació hace 5 años, antes sólo pintaba “Mugre” cuando hacía nada más que letras, tiempo después comencé a experimentar en mi gráfica y fue cuando apareció “Diamante”. Mugre Diamante es una especie de balanza o yin yang, donde dos opuestos convergen en el mismo punto y uno se alimenta del otro. Mis inicios y lo que soy ahora, lo bueno y lo malo, lo lindo y lo feo, las dos caras de la moneda, lo ilegal y lo legal, los triunfos y los fracasos. 

Todxs tenemos nuestros lados Mugre Diamante. 

¿Cómo empezaste a pintar graffiti y a dedicarte al arte?

Al inicio sólo me importaban las letras y hacerlo con aerosol. Conocí el stencil, el cartelismo, pero lo único que me enganchó fueron las letras. Así sigue siendo, las letras son gran parte de mi gráfica y mi influencia. 

Después conocí otras técnicas, otros formatos, compartí con más personas que han aportado a mi crecimiento y mi formación. Volví profesional lo que siempre he hecho por amor y diversión. Eso se fue prestando para hacer muros grandes, participar en festivales y exposiciones y aquí estoy, dedicándome a esto 100%

¿Cuáles son tus inspiraciones?

Mi inspiración varía un montón, pero casi siempre depende de mi estado de ánimo y el contexto en el que esté. Siempre recuerdo de donde vengo, mis recuerdos de crianza, también me dejó llevar mucho por las cosas que me gustan, como la música, la danza y mi hogar. 

¿Cómo decides lo que vas a plasmar en tu obra? La forma, los colores, el lugar, etc. Cuéntanos un poco de tu proceso creativo.

Esto va muy ligado a la anterior pregunta, después de que la inspiración llega, trato de buscar referentes en textos, videos musicales, canciones, portadas de revista, cualquier cosa que aporte al concepto. Luego dibujo, defino algunas formas y súper importante en mi estilo gráfico, definir la gama cromática. No me gusta usar colores porque si. 

¿Puedes contar la historia detrás de tu ultimo mural en Lima ¿

Bueno, este muro es uno de mis favoritos. Uno de los más grandes que realicé con demasiada ilusión. Hace 5 años fue mi primer viaje a Lima y no la pasé muy bien, en ningún sentido. Esta vez entonces, 5 años después fue mi reconciliación y efectivamente lo fue, disfrute mucho y la pase increíble.  A diferencia de Lima en mi país siempre hay lluvias y especialmente de la ciudad de la cual vengo, Manizales. 

“No hay lluvia, pero siempre hay jarrita de chicha morada” hice una metáfora donde relacionó el color con el concepto. La chica con la jarra está en colores fríos, ella es como un oasis en medio del paisaje desértico y gris que va en tonos cálidos. Ella es lo que refresca en medio de la sequía. 

¿Hay siempre mujeres en tus murales, quien son ellas?

Ellas son muchas personas. A veces son versiones de mí, pero generalmente pienso mucho en mi hermana, mis amigxs o colegas (no necesariamente solo mujeres) y capto cosas de ellxs que llevo siempre a mis bocetos, puede ir desde rasgos físicos a comportamientos y pensamientos de cada unx.

¿Cuál es el mensaje que está tratando de transmitir con tu arte?

En este momento me llena mucho saber que inspiro a lxs demás, que lo que hago les motiva o a hacer cosas o a cambiar hábitos y pensamientos que los destruyen. Me gusta que lo que hago haga cambiar rutinas y pensamientos, que lxs que no creían ahora lo hagan. Es brutal poder evidenciar muchas de las cosas que pasan actualmente por medio de formas y colores que no son tan literales. 

¿Qué es ser mujer para ti hoy?

Ser mujer es que a pesar de todo seguimos y no desfallecemos. Es que independiente del género o la identidad somos capaces de creer en nuestros sueños, trabajamos duro y con mucho amor para hacerlos realidad y compartimos nuestros saberes y sentimientos para construir y nunca para destruir a nadie

ENTREVISTA: MARTHA COOPER EN LIMA

La semana pasada, Lima dio la bienvenida por primera vez a la fotógrafa neoyorquina, Martha Cooper, para una serie de eventos relacionados con su trabajo. Cerca de 200 fotografías de Martha se exhibieron en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad, que ofreció un buen panorama de sus famosas fotos del libro Subway Art, así como al resto de su obra sobre el hip hop, los juegos de calle y más. A lo largo de la semana, pudimos acercarnos más a su trabajo después de escuchar a Martha en una conferencia y ver el estreno del documental “Martha: a picture story” (2019) dirigida por Selina Miles.

En realidad, Martha había venido a Perú por un trabajo de investigación con National Geographic en los 90s, pero nunca se había juntado a un evento local de arte urbano. La escena del graffiti y del muralismo es muy pequeña en Lima en comparación a otras ciudades en américa latina y en el mundo. Es por eso qué recibir a una persona influyente permite estimular su crecimiento.  Detrás de este proyecto están Meki, Nemo y Mirella Moshella quien trabajan desde muchos años como artistas urbanos, gestores, y documentalistas. Esperemos qué más iniciativas siguen surgiendo para seguir desarrollando el arte callejo peruano.

Si Martha ha vuelto a Nueva York, nos reunimos hoy a las 10pm por el cierre de la exposición “reinterpretando a Martha” en Selina Miraflores. Antes, les dejamos esta pequeña entrevista qué hicimos a Martha Cooper.

Martha Cooper: Historia en Imagenes, MAC LIMA

¿Cómo fue tu experiencia en Lima durante esta semana? ¿Qué te gustó de la ciudad?
En realidad, no vi mucho de la ciudad, principalmente Miraflores. Lo pasé muy bien, pero eso fue porque todos eran muy simpáticos. ¡También la comida peruana es deliciosa!

¿Te ha gustado fotografiar algo especial en Lima?
Me gusto en particular el día que pasamos en la fábrica textil abandonada. Pude tomar fotos de escritores de graffiti en acción y tomar tantos ejemplos interesantes de diferentes estilos de graffiti.
También me gustó particularmente el pueblo pesquero súper pintoresco de Chorrillos, donde Lucho (dueño del bar Hensley) nos llevó a comer su ceviche favorito. Por favor, organizan un evento de arte callejero donde los artistas pinten los barcos de pesca ¡

La película “Martha: a picture story” habla sobre otras facetas de tu trabajo, y no solo sobre el movimiento de graffiti / street art con el que estás más relacionada. ¿Por qué es importante que transmitas este mensaje? ¿Te gustaría estar asociada a algo más que el graffiti?
Aunque soy conocida principalmente por mis fotos de graffiti, estoy interesada en fotografiar todo tipo de cosas. Hay un hilo conductor en mi trabajo. Siempre busco personas creativas en su vida cotidiana. Me gusta que las personas vean y comprendan mi trabajo en general, no solo enfocar en las fotos de graffiti

Durante tu carrera, la tecnología ha cambiado y parece que has evolucionada junto con ella. ¿Esta evolución ha cambiado tu forma de trabajar? ¿A veces sigues usando cámaras analógicas?
Una vez que aprendí a usar cámaras digitales, las preferí y nunca volví a usar cámaras analógicas. Hay muchas ventajas en lo digital. Puedes cambiar la iso cuando quieras. Con la película tendrías que cambiar el rollo. La cinta solo tenía 36 fotogramas en un rollo, mientras que la digital tiene cientos en una tarjeta. La cámara hace un buen trabajo al equilibrar diferentes fuentes de luz, por lo que no es necesario usar filtros. Finalmente me gusta poder editar las fotos yo misma en Photoshop.

En “Martha: a picture story” y tu libro “One week with 1up”, podemos ver que aún te gusta tomar riesgos e aventurarte en acciones ilegales de graffiti. ¿Por qué?
Es divertido y emocionante ir a una acción de graffiti y el potencial está ahí para tomar buenas fotos que no todos pueden tomar. En esas situaciones, la fotografía es desafiante porque las acciones son generalmente de noche cuando está prohibido usar flash. Para mí, tomar una buena foto es la recompensa.

Cual sería tu consejo a mujeres qué quieren actuar y crear en la calle ¿

Sé persistente y no te rindas. No tome el rechazo personalmente. Elige algo que ames y apégate a esto.

Fabrica abandonada en Lima – foto por Eletra

Un festival feminista en los suburbios de Paris: Comme Nous Brûlons es una celebración creativa de la lucha contra el patriarcado

Por su tercera edición el festival Comme Nous Brûlons nos llega mas competido qué nunca con la lucha contra el patriarciado. Entre performances provocativas, conciertos exclusivos, talleres militantes, y proyección radical, el equipo de Chola Magazine nos cuenta su experiencia en este espacio de reflexión libre y comunitario.

Texto : Lucile Chabot / Fotografia : Charlotte Béja

copyright : Charlotte Béja

Miércoles, 8pm, en un cine del suburbio norte de Paris. El auto-proclamado festival feminista incandescente “Comme nous brûlons” (Como Nos Quemamos en español) empieza con un orgasmo solitario, con la proyección del corto metraje “Pussy”, de Renata Gąsiorowska. El tono está claro: este festival es el festival del placer de todas las mujeres, para todas las mujeres. Esta primera noche sigue con corto metrajes inventivos que cuestionan el día a día de mujeres provenientes de las minorías del país, de las mujeres trans, y todo el sistema patriarcal y sus consecuencias sobre la salud mental de las mujeres, y también de los hombres que las rodean. El documental “Indianara”, de Aude Chevalier-Beaumel & Marcelo Barbosa, cierra la noche con una inmersión en la vida de la activista transexual Indianara en el Brasil de Bolsonaro.

Copyright: Charlotte Béja

Jueves, Día 2. Seguimos en ese mismo suburbio del norte de la capital, que se conoce mejor por hacer los titulares de las noticias cuando hay disturbios que por su vida cultural, una reputación no merecida, ya que allí mismo se multiplican los lugares alternativos para la cultura, el arte y la fiesta. La segunda noche del festival promueve performances de arte proteiforme, muchas veces poético, que cuestiona la sexualidad femenina, así como los derechos y el cuerpo de la mujer como objetos de protesta. En este espacio libre de prejuicios no solo existe cólera ante el patriarcado, también se ríe y se goza, y se rie de sí mismo, de las caricaturas que pueden ser las feministas, los LGBTI y los queers. Entre el show de Drag Queens, la declamación de poemas y un cabaret, el colmo de la noche fue con la artista Maria Veneno, de Argentina, y su performance post pornográfica, acompañada por imágenes de las protestas argentinas de Ni Una Menos y de las marchas para un aborto legal y seguro.

Copyright : Charlotte Béja

Para el resto del festival, de viernes a domingo se sucedieron presentaciones musicales, conferencias, exposición de fotos y talleres, algunos sin carácter mixto, es decir que eran reservados a la comunidad afectada. Asimismo, hubo una discusión entre mujeres trans y un brunch vegano con proyección de películas pornográficas feministas.

Las noches son para bailar, y bandas comprometidas con la causa feminista, compuestos al 100% de mujeres, tomaron el escenario para hacer vibrar al público. En búsqueda de los cis-hets perdidos entre la masa de activistas, nos damos cuenta que todo el mundo se mezcla, y ya no sabemos quién es quién. La mujer se hace sirena, se hace serpiente, y recupera su libertad bailando en un espacio seguro. Los estilos extravagantes y disparates casi nos parecen uniformes, y esa uniformidad es llamativa. Parece que gente de una misma manada se están reuniendo por fin bajo esta luna llena para celebrar sus costumbres.

El sábado la DJ Argentina Catnapp prende la pista con sus beats electrónicos, demostrando una vez más que la escena feminista latino-americana inspira las luchas de las mujeres en todo el mundo. Sigue la extraordinaria Queen Ci, con ritmos del Caribe.

El domingo cierra las festividades de esta tercera edición del festival Comme Nous Brûlons, con un taller para aprender a fabricar su propio vibro y las españolas de IRA con su trap antipatriarcal. Salimos más brujas que nunca, con ganas de raparnos el pelo y derrotar al patriarcado, para que la cuarta edición del festival solo sea una celebración de los logros de los movimientos feministas en todo el mundo, para las mujeres indígenas, trans, lebianas, queers, cis, mestizas, negras, blancas, heteros o asexuales. Para la libertad de todxs ellxs.

“Ellas”, un libro sobre las mujeres en el graffiti español

El fotógrafo Jeosm con más de 20 años en la escena del graffiti, regresa con un nuevo libro Ellas, donde las mujeres son las principales protagonistas. Es dentro de una serie de imágenes en blanco y negro qué el autor narra un retrato femenino del graffiti español, cambiando nuestra visión masculina de este movimiento.

“Ellas” son “estas chicas”. Las que son diferentes, independientes y que toman riesgos. Estas chicas que existen en la obscuridad de un movimiento dominado por el género masculino. «Me llamó mucho la atención que la gente se sorprendiera que había mujeres escribiendo graffiti de verdad, no sólo haciendo Street art, sino tags, bombing y acciones peligrosas” dice Jeosm. El título en sí mismo es una referencia a la asociación sistemática de los artistas de graffiti con un género en lugar de sus acciones. Asi, el género persigue a las escritoras subtitulando su nombre y sus acciones, siempre planteando la pregunta; ¿una mujer puede hacer esto?  “Quería enseñar que mucho del graffiti que vemos esta hecho por mujeres y que no son nuevas en esto, ni es una moda para ellas, sino que es una forma de vida, que forman parte del graffiti desde sus inicios y que ellas lo hacen evolucionar”. Algunas escritoras aparecieron en su previa publicación Guerreros urbanos, destacando la importancia de “ellas” en el movimiento cultural del graffiti. Jeosm describe en su nuevo libro, un universo puramente femenino, poco conocido, para mostrar quiénes son estas mujeres anónimas qué siguen pintando desde años, sin deber nada a nadie.

Para el autor, independientemente del género, lo que importa es la acción de pintar, permanecer activo en la escena. En “Ellas”, destaca a las mujeres para integrarlas en la historia de la escena graffitera, y para mostrar que ellas también pueden hacerlo. En 2017, Jeosm publicó el libro “Mujer”, un libro que reúne fotos de 100 mujeres fotografiadas sin artificios. El autor captura retratos sinceros, representado mujeres tal como son, para dar una versión pura de la realidad. «Creo que era necesario mostrar la imagen real de la mujer, que no depende del hombre para nada, al menos en los entornos o el tipo de mujer que yo he retratado. Busco mostrar su coraje, valentía, carácter, fuerza y sobretodo independencia». En “Ellas”, Jeosm guarda la misma visión, pero adaptada al universo del graffiti.

En 1996, el fotógrafo comenzó a practicar el graffiti: «Desde mis inicios ya había mujeres, algunas grandes referentes y desde el año 2002 hay dos mujeres en mi crew. Considero que en el graffiti no hay géneros, hay nombres, tags, piezas, pompas, misiones, me da exactamente igual que lo haya hecho un hombre o una mujer. Sólo me importa el estilo, como lo haces y dónde”. En este nuevo libro “Ellas”, Jeosm crea un homenaje a las mujeres en un entorno que él conoce muy bien y donde varias son también amigas. Los testimonios de algunas de ellas complementan la narrativa fotográfica. Una de ellas, Sarayk comenzó a escribir en 2001 y cuenta en el libro sus inicios, sus buenas y malas experiencias. «No creo que el graffiti sea diferente para hombres y mujeres, si te gusta es para siempre. Aunque nunca un escritor tuvo que cambiarse de tampón en una fábrica abandonada, detrás del muro de una vía o en medio de un descampado”. A través de anécdotas íntimas, textos de historiadores y un corpus de 120 fotografías, este libro nos permite ingresar al cuotidiano poco conocido de estas chicas.

Pueden encontrar el libro «Ellas » en los enlaces siguientes

https://www.grantlibreria.com/libro/ellas-jeosm_11989

https://www.writersmadrid.es/libros/1733-ellas.html

Street art en Lima con Mirella Moschella

Mirella Moshella lleva 11 años trabajando en el arte urbano como artista audiovisual y gestora de proyectos. Ella toma fotos y hace videos documentales sobre artistas muralistas tanto en Lima qué en el extranjero, pero también realiza festivales y acaba de empezar en la curaduría. Recientemente, El Museo de Arte Contemporáneo le dio la plaza de curadora para su primer festival de arte urbano, Muros Abiertos.

Ella pudo ver el cambio que ha ocurrido en la escena urbana de Lima en los últimos años y contarnos su punto de vista, así como su experiencia. En paralelo a esta discusión, Mire nos revela sus 5 murales favoritos pintados por artistas nacional como Meki pero también internacional como Gleo de Colombia. Si aún no los has visto en la calle, descubre su selección en el artículo.

Autoretrato de Mire Moshella

¿La escena del arte mural ha crecido en Lima?

Yo empecé a trabajar con el arte urbano allá por el 2008. Si hacemos una retrospectiva de los últimos 10 años, hablando sólo de Lima y de arte mural en la calle – Porque en el Graffiti la historia es otra. Ahí sí puedo decir que hay muchas chicas metiéndole constante y en buenos spots.  Podemos mencionar a Meki como una de las pocas (no quiero aventurarme a decir la única) que ha pintado sin parar desde que empezó allá por el 2005, de manera autosugestionada en su mayoría, y mucho más esporádicamente para festivales o comisiones. Se puede hablar también de Fefa, cuya presencia más constante creo que podríamos decir es hace unos 5 años. Luego, en gestión está Monica Miró, con el Nosotras Estamos en la Calle, festival con más de 10 años para el cual vemos que muchas chicas de Lima se acercan a participar sin mucha constancia en la calle, más allá del festival. 

¿Las mujeres están más presentes qué antes según ti?

Ahorita, es un momento de auge me parece, porque estamos en una etapa de cambio, de cómo la sociedad percibe el espacio que ocupa la mujer, desmitificando lo “femenino” y “masculino”.  Un camino a la igualdad que está exigiendo se evidencie la presencia de la mujer en muchas esferas a las que siempre hemos pertenecido, pero de alguna manera se nos ha invisibilizado por tener una presencia menor (en cantidad) que la masculina. Hay varias chicas que han empezado a pintar en la calle en el último par de años, con propuestas bastante frescas e interesantes cuya presencia se está evidenciado en el medio justo por esta demanda. Sin embargo, creo que esto también está condicionado por la necesidad comercial que hay de mostrar a mujeres en actividades alternativas, ya que este estado de cambio a nivel mundial ha hecho que de alguna manera sea requisito para las marcas la cuota de género, un recurso bastante recurrente últimamente.  Entonces, si una marca hace una campaña y pide que pinten 5 o 6 mujeres, chicas que no necesariamente tienen una presencia sólida en la calle, tienen acceso a buenas oportunidades comisionadas. Esto no puede ser sino positivo, independientemente de los intereses de las marcas, ya que estamos ante la oportunidad de tener más recursos para poder trabajar más y mejor en el espacio público. 

Entonces, ahorita, sí hay más chicas que pintan en la calle. Sin embargo, creo que es algo anticipado responder si es una presencia sólida o no, habrá que responder esta pregunta en unos años para ver si este auge representará un cambio y aumento femenino en el arte urbano en Lima.

Gleo (Colombia), Monumental Callao
Foto : Mire Moshella

¿Has viajado en varios países de Latino América, qué puedes comentar/comparar con Perú? 

Haciendo un paralelo con lo que he visto en otras ciudades Latinoamericanas, creo que hay más mujeres que se atreven a generar sus propios espacios de acción fuera. Aquí en Lima, los chicos salgan a buscar sus paredes y pasen un domingo de pintar. Siento que con las chicas que pintan mural, no pasa tanto eso. Se les ve mucho más en festivales o comisiones que pintando en la calle, por el simple acto de pintar. 

En Argentina, por ejemplo, el colectivo Amura es un buen referente de chicas tratando de hacerse espacio en un medio liderado y muchas veces cerrado a los hombres. Viendo casos independientes, está Bastardilla de Colombia.  Artista que gestiona sus muros y tiene una manera tan desapegada de trabajar que ni siquiera los firma. En Uruguay está Min Ocho, artista que pinta desde hace 20 años y es llamada también para producir eventos de graffiti en Montevideo y otras ciudades de Uruguay. Otro nombre que se ha hecho super grande en los últimos años es el de Gleo, también de Colombia. Magda Rossi es una gestora que no podemos dejar de mencionar si hablamos de lo que está pasando en este momento en Latinoamérica, ella produce la BAU, Bienal de Arte Urbano de Cochabamba en Bolivia, hace ya 6 años y actualmente junto a Salvador, son el colectivo Perro Sueltos y se encargan del Ñatinta. Festival de arte urbano en el Cementerio General de La Paz. Seguro hay muchos más casos que desconozco, pero puedo decir que estos ejemplos son de mujeres que trabajan por pasión y amor al arte en la calle, más allá de cualquier otro tipo de interés.  

¿Tu como fotógrafa como te has apasionado e integrado a esta escena?

Mi trabajo se ha desarrollado en dos ramas paralelamente.  Por un lado, la realización audiovisual y por otro la gestión y producción de eventos de arte urbano. 

Para mi encontrar el arte urbano fue un respiro. Mientras estaba estudiando en la universidad, trabajé produciendo a artistas plásticos y muestras en galerías y me saturé un poco de las dinámicas de ese medio. Conocí a gente que pintaba en la calle y gestionamos el pintado de una casa abandonada, me encantó. Todo fue siempre como jugando.  

¿Nunca te enfrentaste a situaciones machistas?  

En ese entonces siempre hacía videos y fotos de conciertos underground de la escena rock y punk en Lima, así que empezar a registrar muros fue como trasladarme de una movida alternativa en espacio público, a otra.  Siempre hubo buena onda cuando me acerqué a registrar, los artistas siempre me invitaban a sus eventos o cada vez que tenían un muro me pasaban la voz.

En paralelo, como productora me dieron el encargo de producir mi primer festival de arte urbano, allá por el 2011 “Golden Graffiti”.  Esa fue la primera vez en mi vida que sentí que trataban de sacarme de un lugar que ni siquiera había empezado a ocupar. Recuerdo que fui en busca de proveedores a una tienda de graffiti y en ella me esperaba media crew de artistas urbanos, mucho mayores que yo y de alguna manera trataron de… ¿intimidarme? Sólo entendí que querían ser jurados del festival que yo estaba produciendo, pero de una manera amenazante, al menos así se sintió. Luego de esa experiencia nunca me he encontrado directamente con situaciones de ese tipo. De hecho, cuando empecé en el arte urbano, me afané con pintar y fueron chicos los que me “hicieron la taba”, llevándome a spots chéveres

¿Cuáles soluciones podríamos buscar para más igualdad, más chicas muralistas?

Hay que hacer. Sobre todo, ahora, que como comentaba anteriormente, la condición es muy favorable para las chicas que quieran hacer. En cualquier esfera.  

Hay que generar nuestros espacios, nuestros encuentros. Sobre todo, los encuentros, considero que la escena en Lima está super fragmentada. Hay pequeños círculos girando sobre un mismo eje general y eso pasa porque lamentablemente nuestra cultura está ligada a la desconfianza y a la ley del más vivo. El que con menos trabajo quiere llevarse el mayor beneficio y si eres mujer en ese escenario en una sociedad mayormente machista, pues el reto será más grande. Chocarte constantemente con ese tipo de situaciones genera que ya no te den más ganas de trabajar en comunidad. Pero creo, y esto también me sirve como ejercicio de propia reflexión. Siempre hay gente honesta con ganas de hacer las cosas bien. Así que hay que insistir con la comunidad, porque si no nos unimos, nunca tendremos una movida sólida y justa para l@s artistas, independientemente de su género.  Aprovechar las oportunidades que nos lleguen y compartirlas con nuestr@s compañer@s es la mejor manera de demostrar que si se puede trabajar en conjunto de manera armoniosa, respetuosa y sobretodo con igualdad. 

Vero Riviera, Monumental Callao